La reforma que no llega

por Luciana Hurtado

En 1991, India inició un proceso de reformas económicas cuyo resultado más visible radica en la recuperación económica y los altos niveles de crecimiento alcanzados en las décadas subsiguientes.

Sin embargo, tras más de dos décadas desde dichas reformas, los vaivenes en el ritmo de crecimiento, hacen más visibles los inconvenientes que desafían a la economía india y alzan dudas respecto a la continuidad de dicho proceso.

En el artículo “Lack of reform could kill India’s 10% growth dream”, su autor, Santosh Tiwari -al igual que muchos- apunta contra la incapacidad del actual gobierno indio, para instalar las “reformas necesarias”, entendidas en el sentido de mayor apertura y medidas pro-mercado, que atraigan a los inversores. En este análisis, no obstante, se plantea un agotamiento de la estrategia de desarrollo india basada en los servicios, y sin un desarrollo simultáneo de las infraestructuras ni una reforma agraria.

En este sentido, Jean Drèze y Amartya Sen plantean, que en contraste con China, donde el auge posterior a las reformas económicas tuvo lugar primero en la agricultura y luego en la industria, el rápido crecimiento de la India ha estado impulsado por los ‘servicios’. Y Bustelo advierte que dicho modelo, basado en el fomento temprano de las exportaciones de servicios –con escasa generación de empleo- no es apropiado para un país tan poblado y tan joven (que según datos de Naciones Unidas, en 2022 superará en población a China).

Esto se explica si tenemos en cuenta que gran parte del sector servicios se concentra en sectores “intensivos en habilidades” en lugar de sectores más tradicionales intensivos en mano de obra. Y mientras dicho modelo de desarrollo genera un aumento de salarios al sector más formado de la fuerza de trabajo, el grueso de la mano de obra ha sido relegado a la agricultura y al sector informal, con bajos salarios y baja productividad. Y no debemos olvidar que el sector rural representa a casi el 70% de la población india, donde la mitad son pobres y en su gran mayoría están comprometidos en actividades agrícolas.

En suma, es posible establecer que el mayor desafío que se le plantea al gobierno indio consiste en delinear medidas que permitan extender los beneficios experimentados gracias a las altas tasas de crecimiento, fundamentalmente a los sectores rurales de India, y de esta forma traducir crecimiento económico en mayor desarrollo humano.

Fuentes:

Lack of reform could kill India’s 10% growth dream

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s