Ante frenazo de los emergentes, ¿qué destino le depara a India?

por Lic. María Noel Dussort

Según los datos ofrecidos por el Banco de Pagos Internacionales, las economías emergentes han dejado de crecer en este último año. Incluso, en algunos casos como Brasil, han decrecido. Los índices macroeconómicos así lo demuestran para el gigante sudamericano, Rusia, Sudáfrica, Indonesia, Turquía y la propia China.

Los comentarios extremistas no se hacen esperar. Mientras que hace una década se podía leer que los BRICS dominarían al mundo, dando cuenta principalmente del “peligro chino”, al presente se pueden encontrar a los mismos autores dando a conocer que estas economías entraron en un espiral de hundimiento. Muy optimistas al principio, muy pesimistas en la actualidad, lo cierto es que el contexto económico internacional no es el mismo que hace un lustro debido a la caída de los precios internacionales de los commodities, el fracking, el tipo de interés en Estados Unidos…

Interesante es cómo funcionan dichos mecanismos de profecías auto-cumplidas para estos países. En 2001, Jim O’Neill creó el acrónimo BRIC para agrupar a aquellos grandes mercados que presentaban excelentes previsiones para la creación de ganancias. En otras palabras, eran “hot spots” para la inversión privada que prometía multiplicarse rápidamente. Ya en 2011, el mismo O’Neill pareció arrepentirse con su definición, ya que afirmó que los BRIC debían ser considerados como “economías en crecimiento” [growth markets] en vez de economías emergentes, dados los signos negativos que comenzaban a presentar.

Hoy se puede ver “el aumento de la preocupación entre los inversores por los problemas de países como China, Rusia o Brasil”. En el caso de China, los tres primeros meses de 2015 salieron 109.000 millones de dólares de los bancos de ese país en dirección a entidades financieras extranjeras. La fuga implica una fuerte presión sobre su divisa, el yuan que fue devaluada hace apenas un mes atrás. Para otros analistas, a la fuga de reservas en las últimas semanas se suma otra variable: la brusca disminución de la financiación internacional a los países en vías de desarrollo, que como sabemos, empeora más aún la situación.

Si bien India es considerada la economía que mejor desempeño ha tenido en este año entre sus compañeros BRICS, las turbulencias internacionales también han comenzado a afectarla, principalmente debido a los problemas que atraviesa su mayor socio comercial y uno de sus mayores inversores: China. Situación que ya ha impactado en la economía india, mostrando un descenso en sus exportaciones en un 20% en agosto, después de nueve meses de descenso continuado.
Entonces, cabe preguntarnos ¿podrá el gobierno de Modi ser capaz de sortear estas turbulencias internacionales para que el país continúe creciendo? Adaptar las políticas públicas a este nuevo contexto será clave para evitar el cimbronazo.

Fuentes:
http://www.thehindu.com/…/exports-drop-…/article7656027.ece…
http://elpais.com/…/20…/08/21/opinion/1440158609_847414.html
http://elpais.com/…/20…/08/21/opinion/1440158609_847414.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s