Políticas económicas para el pleno empleo en la era de la globalización: Los casos de India y Bangladesh

por Martina Sanseau

1433488718953

El mundo ha hecho enormes cambios desde la segunda mitad del siglo XX. El crecimiento ha sido imponente, los países han orientado su política exterior en búsqueda de mayor autonomía, lo que significaría en términos de Puig: la máxima capacidad de decisión propia que se puede poseer, teniendo en cuenta los condicionamientos objetivos del mundo real (60:1980 “Doctrinas internacionales y autonomía latinoamericana”). En otras palabras, los países han procurado  ampliar  los márgenes de maniobra  considerando principalmente el funcionamiento del sistema internacional. Así mismo se han producido gigantescos progresos económicos: el PIB mundial se ha multiplicado por diez, y los ingresos por habitante se han triplicado. Pero estas cifras pueden ser engañosas, ya que el desarrollo ha sido muy desigual entre los distintos países y así como  dentro de éstos.

A modo de ilustración,  se analizaron los casos  de India y Bangladesh. El primer caso fue seleccionado por ser un  país que, de forma paradigmática, no se vio prácticamente afectado a esta “desaceleración”;  ya que su economía siguió creciendo a una tasa llamativamente superior a la del resto. Además,  a pesar de ser un país  con una política monetaria muy fuerte, las políticas sociales son pocas y de baja eficacia. Como contraposición a esta economía emergente, se seleccionó a Bangladesh, país limítrofe de India y con un pasado similar. Si bien hoy en día este país es una economía en desarrollo,  posee políticas sociales mucho más sólidas que su vecino. Bangladesh, al igual que la mayoría de los países asiáticos,  sufrió los efectos de la desaceleración económica a un grado mucho mayor que el gigante Hindú.

Nos encontramos en la era de la globalización, en la cual el crecimiento de las actividades económicas transfronterizas ha aumentado. En todos los países ha crecido considerablemente la importancia del sector externo, generando mayores flujos de bienes y servicios que, combinado con el incremento de un mercado privado de divisas desregulado, ha generado un gigantesco impacto sobre la conducción de la política nacional. Esto significa, tanto una disminución de la autonomía económica como política por parte del Estado. En los países en desarrollo, la consecuencia más evidente ha sido la creación de una fuerte tendencia a favor de políticas monetarias y fiscales contractivas. El resultado directo de la aplicación de tales políticas fue la caída de la tasa de creación de empleos en diferentes grados, junto con una desaceleración de la tasa de crecimiento.

El problema del empleo es un elemento central en cualquier debate sobre el modelo económico de un país. A nivel microeconómico, las empresas requieren organizar el trabajo para la producción eficiente de los bienes escasos, mientras las familias toman las decisiones de participación en la fuerza laboral y de distribución de los bienes del trabajo al interior del hogar. A nivel macroeconómico es importante la relación entre la demanda agregada y

La está viviendo un gran momento económico. Según el Banco Mundial (BM) su  Producto Interior  Bruto (PIB) (US$ a precios actuales) es $2,067 mil millones (2014), siendo la cuarta economía en el mundo.  Después de décadas, su PIB superó en crecimiento al chino, con 7,5% frente al 7% en el primer trimestre de 2015.  Por lo que el PIB per cápita anual es de US$ 4.059.

En cambio, Bangladesh según los datos del BM, el PIB (US$ a precios actuales) es US$ 173,8 mil millones (2014). El  PIB per cápita es de US$ 2.127(2015). Así este se convierte en la 57 economía del mundo, pero ha mantenido una trayectoria admirable de crecimiento y desarrollo. En la última década, la economía creció casi un 6% por año, a pesar de los frecuentes desastres naturales y las crisis internas.

La economía de ambos países es diversificada, encontramos desde actividades agrícolas tradicionales en pequeños pueblos hasta una gran cantidad de industrias y empresas multinacionales.

La India se desarrolla como una economía de libre mercado, a pesar de mantener rasgos de antiguas políticas autárquicas. La liberalización económica, incluyéndose el sector industrial, la privatización de empresas públicas y la reducción de los controles de las inversiones externas y del comercio comenzaron en los años 1990, y sirvieron para acelerar el crecimiento del país de forma desmesurada hasta la actualidad. En los últimos 10 años India tuvo en promedio una tasa de crecimiento anual de 6.8%. La prensa internacional ha presentado esta situación como un milagro económico.

Este  proceso de liberalización se desarrolló primero internamente, permitiendo el traslado de bienes de un lugar a otro dentro del país, siendo regulado por las  reglas del mercado. Al mismo tiempo, le fue quitando poder de decisión a los gobiernos locales y eso redujo las posibilidades de clientelismo y amiguismo. En paralelo, modificó la estrategia de su eterno conflicto con Pakistán, pasando más a negociaciones económicas que al campo militar. Desde su asunción,  el Primer Ministro Modi cuenta con un respaldo legislativo importante que le da legitimidad, y si bien proviene de un sector con una historia claramente nacionalista, actúa con mucho pragmatismo.

No quedan dudas de que para el plano económico del país esta estrategia funcionó. Pero ¿Qué pasa con la función del Estado en el plano social?  Son escasos los   esfuerzos claros para implementar políticas de pleno empleo eficaces, erradicar la pobreza o para promover el desarrollo humano en general. Esta ausencia de políticas,   evidencia el aumento de la brecha entre ricos y pobres.

La tasa de desempleo en India en la actualidad es del 8,8%.  Y el aumento en el empleo formal es extremadamente escaso y no pasa de 1%. Lo que significa que la expansión económica se apoya en aumentos de productividad muy importantes a costas de la explotación del salario de los trabajadores. Eso se relaciona con la estrategia de orientar la inversión hacia las exportaciones, lo cual requiere abatir al máximo los costos salariales para poder competir. Por eso la racionalización de las cadenas productivas se acompaña de fuertes recortes en el empleo.

En estos años la desigualdad y la pobreza en India han empeorado. Al presente, el 42% de la población total de ese país (1,308 miles de millones) vive con menos de un dólar diario. Del porcentaje restante, un 75% de la población vive con dos dólares diarios y el modelo económico no va a revertir esta estructura tan desigual.

Por otro lado, tenemos el caso de Bangladesh que carece de variedad de materias primas, por lo que sus posibilidades de desarrollo industrial son sumamente limitadas. Igualmente, el país desde su independencia en 1971, ha experimentado un notable crecimiento. Anteriormente, la mayoría de las exportaciones se basaban en la industria del yute, que  empezó a caer cuando los productos de polipropileno empezaron a ganar popularidad. Pese al devenir de la industria del yute, con el descubrimiento y la explotación de los yacimientos de gas natural, Bangladesh ha podido desarrollar una industria petroquímica. La mima no solo satisface gran parte de las necesidades energéticas del país, sino que también ha ayudado a reconstruir la economía.

En los últimos 10 años el crecimiento anual real del PIB de Bangladesh ha sido en promedio superior al 6%, gracias a unas políticas macroeconómicas propicias y a un fuerte crecimiento de las exportaciones. El crecimiento del PIB ha sido de amplia base y se han obtenido buenos resultados en los sectores agrícola, industrial y de servicios. Los planes de desarrollo emprendidos por el Estado durante esta etapa pretendieron estimular la economía uniendo la mano de obra barata del país y la inversión extranjera.

Las reformas del marco jurídico y normativo se han vuelto esenciales en determinadas esferas para facilitar el crecimiento económico y el desarrollo social. La experiencia de Bangladesh muestra que el acceso a los mercados extranjeros para los servicios prestados por trabajadores y profesionales con traslados temporales puede tener importantes efectos positivos, como una mayor disponibilidad de divisas, una mejora de la balanza por cuenta corriente, la posibilidad de financiar un mayor volumen de importaciones, el crecimiento económico, la generación de empleo y la reducción de la pobreza. El gobierno de Bangladesh ha combinado la estrategia de desarrollo social con una política de pleno empleo.

Así esta economía en desarrollo demuestra que, a pesar de tener un crecimiento económico de 6% por año; es decir más lento que el de la India, con inversión, planificación y estrategia logró disminuir la pobreza tanto en áreas urbanas como rurales, aproximadamente en un 19% en la última década. Y esto se ve claramente reflejado en la tasa de desempleo, que en la actualidad  es del 5%.

Por el contrario,  el caso de India  ejemplifica  que la aplicación de políticas fiscales y monetarias que buscan exclusivamente mayor productibilidad no son  suficientes para el desarrollo de un Estado si no son acompañadas por políticas de corte redistributivo.

La industrialización siempre se la ha considerado como una característica esencial del desarrollo. Pero con estos paralelismos queda demostrado que únicamente con  incremento económico los Estados no aseguran el avance, progreso y desarrollo en materia social. La tesis subyacente es que el crecimiento económico y la eficiencia económica no bastan para  aportar una mejora a las condiciones de vida de la población. Para cumplir este objetivo deben existir políticas que aseguren un crecimiento  social con equidad; que garantice inclusión y empleo, educación y respeto, infraestructura e industrialización.

Fuentes:

http://datos.bancomundial.org/pais/bangladesh

http://countrymeters.info/es/Bangladesh

http://countrymeters.info/es/India/economy

http://countrymeters.info/es/Bangladesh/economy

http://countrymeters.info/es/India 

-CIA World Factbook: http://www.indexmundi.com/map/?v=74&r=as&l=es

http://www.indexmundi.com/g/g.aspx?c=bg&v=74&l=es

http://www.indexmundi.com/g/g.aspx?v=74&c=in&l=es

-El Paìs: http://www.elpais.com.uy/economia-y-mercado/nuevo-rol-india-contexto-internacional.html

http://web.worldbank.org/WBSITE/EXTERNAL/BANCOMUNDIAL/NEWSSPANISH/0,,contentMDK:23057684~pagePK:64257043~piPK:437376~theSitePK:1074568,00.html

http://blogs.worldbank.org/endpovertyinsouthasia/category/countries/bangladesh/

http://www.virtualbangladesh.com/the-vitals/economy/

http://www.bangladesh.gov.bd/

http://web.worldbank.org/WBSITE/EXTERNAL/BANCOMUNDIAL/NEWSSPANISH/0,,contentMDK:20621728~pagePK:64257043~piPK:437376~theSitePK:1074568,00.html

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s