EL DERECHO A LA VIDA

por Susana Passaglia

missing_women17-1227x822

Desde que Amartya Sen escribió en 1990 un artículo en el que advertía seriamente de la ausencia de cerca de 100 millones de mujeres en el continente asiático, los fenómenos del feticidio y el infanticidio han concitado mayor atención en base al argumento de que es nuestra época la que señala el mayor desequilibrio demográfico de mujeres provocado por el ser humano.

El infanticidio es en sí mismo una práctica que encuentra múltiples evidencias históricas, tanto directas a través de yacimientos arqueológicos, como indirectas en forma de escritos, en todas las regiones del mundo. Actualmente, el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) informa que unos 3500 menores mueren al año en los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE)

En India, específicamente, no puede negarse la presencia de esta práctica en toda su geografía, pero existe una zona denominada “el cinturón del feticidio”, situada en el rico norte y noroeste agrícola (Estados de Punjab y Haryana principalmente), donde el registro demográfico muestra el mayor desequilibrio entre hombres y mujeres.

Para entender al contexto en que ocurre el infanticidio y el feticidio en India es necesario conocer y comprender su cultura, sin dejar de desconocer que la economía se constituye en un factor determinante para que las familias busquen tener y criar hijos varones y eviten procrear hijas. Dentro de las comunidades, se ejerce una gran presión grupal y psicológica para matar a las niñas y la tradición o creencia popular señala que es la madre la que tiene que hacerlo (porque tiene el derecho sobre sus hijos) y si no accede a ello se le margina del grupo o se lo reclama insistentemente.

El desequilibrio entre géneros responde a múltiples causas, algunas de ellas, asociadas a tradiciones, costumbres y prácticas que dan alta preferencia al nacimiento de hijos varones y rechazo a las niñas. En este sentido, la asignación de roles es un factor importantísimo. India es una sociedad patriarcal y patrilineal en la cual los hombres ejercen con exclusividad ciertas actividades en los ámbitos social, económico y religioso mientras que las mujeres se perciben como un miembro improductivo calificado como poco utilitario a pesar de que realizan tareas dentro y fuera del ámbito doméstico que no se remuneran ni se contabilizan.

El infanticidio femenino es la muerte dada a una niña, ya sea recién nacida o en el transcurso de sus primeros años, generalmente los cinco; mientras que el feticidio femenino refiere a la interrupción de un feto cuando se determina que sus órganos sexuales son femeninos. El consenso general puntualiza su rápido crecimiento a partir de la utilización de estudios ecográficos que permiten conocer de antemano el fenotipo sexual.

Aunque los cambios culturales no son rápidos y estos sólo podrán lograrse a través de la sensibilización, la educación y el control del Estado, existen estrategias y actividades que empiezan a tomar fuerza para proteger a las madres y sus hijas. Y si bien, hay mujeres que se someten a esta cultura, también existen otras que valientemente se rebelan ante el sometimiento.

En India, se observa la creación de asociaciones que se encargan de las niñas no queridas y las reciben para darles alimentación y cuidado. Frecuentemente reciben niñas abandonadas al nacer o que han sido abortadas en el último trimestre del embarazo. Estos grupos se desplazan a las comunidades para establecer vínculos con las mujeres embarazadas o próximas a tener una niña con la esperanza de que desistan de su decisión. A través de un seguimiento diario desde que la niña nace intentan que la madre amamante de inmediato, con la intensión de disuadirlas por el contacto afectivo, de matarlas o descuidarlas en los primeros días de vida.

La modernización y la transformación de India en una economía de mercado generó riqueza y beneficios pero también exacerbó la tendencia hacia el materialismo y el consumismo dando lugar a una paradoja, si tenemos en cuenta la histórica espiritualidad asociada a la cultura hindú.

De allí que la necesidad del aumento de la sensibilidad de hombres y mujeres ante la injusticia social se presenta como el primer paso de un largo camino por recorrer, donde la meta sea crear condiciones de desarrollo pleno de las potencialidades y capacidades de las mujeres tanto en la India como en cualquier otro país.

Referencias:

  • BÉLANGER, D. (2002) Sex Selective Abortions: Short-term and Long-term Perspectives. Reproductive Health Matters, 10 (19), pp. 194-197.
  • BUCKSHEE, K. (1997). Impact of roles of women on health in India, International Journal of Gynecology & Obstetrics, 58 (1), pp. 35-42.
  • MANIER, Bénédicte.(2008) Cuando las mujeres hayan desaparecido. La eliminaión de las niñas en India y en Asia. Ed. Cátedra, Madrid.
  • MILNER, Larry S.(1998) “A brief history of infanticide”, Infanticide.org, http:www.infanticide.org/history.htm
  • UNICEF (2007) Pobreza infantil en perspectiva: Un panorama del bienestar infantil en los países ricos. Centro de Investigaciones Innocenti de UNICEF, Florencia, http://www.unicefirc.org/publications/rc7_spa.pdf
  • SEN, Amartya (1990) “More than 100 million women are missing”, The New York Review of Books. Vol. 37, núm. 20, ISSN 0028-7504, http://www.nybooks.com/articles/3408
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s