India. Opacidades de la intolerancia religiosa

por Susana Passaglia

Cristianos-India-celebran-Domingo-Ramos_9656498

      En los años 2007 y 2008, extremistas hindúes llevaron a cabo un encarnizado ataque contra la comunidad cristiana en el estado de Orissa con marcadas características de limpieza étnica. El odio se plasmó en la destrucción de bienes materiales como viviendas, escuelas y templos pero agregó un nuevo componente que fue el ataque directo contra civiles, provocando la muerte de 130 cristianos y el éxodo de más de 50 mil personas. Al respecto, el Reporte Anual 2008 de All India Christian Council (AICC) señaló que dicha masacre constituyó el ataque de mayor violencia dirigido contra los cristianos del país.

      Actualmente, la situación interreligiosa en dicho estado está bajo control pero sigue persistiendo la necesidad de vigilancia sobre las comunidades. En este sentido, el pasado 3 de marzo, un obispo de la India pidió a todos los fieles que ofrezcan sus ayunos y oraciones en la cuaresma próxima como consuelo por los traumas sufridos durante los acontecimientos pasados.

    Si bien la India puede considerarse como una nación predominantemente hindú, el crecimiento de las iglesias cristianas es muy significativo ya que existen cerca de 60 millones de cristianos, católicos y protestantes, con miembros de todas las castas, pero especialmente con conversos de la casta dalit, quienes son víctimas de la más inhumana violencia y marginalidad social.

     Es importante mencionar que la heterogeneidad que caracteriza a la India la condujo a conformarse históricamente como una nación multicultural donde las comunidades resultaron ser la base social sobre las que se apoya el aparato político y sobre las que confluyen las distintas complejidades étnicas, lingüísticas y sociales de la nación.

      Aunque el hinduismo responde específicamente a un elemento fundamental de la identidad india, existen opiniones de que los actos de violencia social no responden a causales religiosas sino que surgen de discordias políticas alentadas en base a la demografía comunitaria. Podría verse entonces como la exaltación de argumentos religiosos encubriría y otorgaría opacidad a estrategias discursivas y de recursos con fines políticos tendientes a generar cambios o apropiaciones de beneficios a nivel etno-socioeconómico.

     En este sentido, la etnicidad se constituye como un tema fundamental en las sociedades contemporáneas que hace que las poblaciones a pesar de su búsqueda de uniformidad en la obtención de beneficios sociales comunes -tales como el acceso a servicios de salud, educación, trabajo, tierras, bienestar- consideren paralelamente como elemento diferenciador una identidad asumida en la lengua o el territorio y entablen luchas simbólicas o reales por la apropiación de dichos beneficios donde la intolerancia religiosa se constituye en una arma de ataque.

     De esta manera, la identidad religiosa comunal proporcionaría el núcleo en torno al cual cristalizan las otras formas de conflictividad social, y a su vez, daría explicación a la violencia religiosa llevada a cabo por hindúes radicalizados contra los dalits debido a la conversión masiva de éstos últimos para escapar del estigma social o para alcanzar y disfrutar de los beneficios económicos de las minorías cristianas.

     El fenómeno de la persecución contra cristianos se ha hecho más visible en países del sur y sureste asiático, según informa la Lista Mundial de la Persecución de Puertas Abiertas 2016, en base al fervor nacionalista religioso hindú que se experimenta en la zona. El índice ofrecido por dicha institución enumera un total de 50 países en los que cerca de 215 millones de cristianos declaran experimentar un nivel alto de persecución por su condición. La tendencia muestra que el nacionalismo religioso impulsó a los países asiáticos a la cúspide de la lista. De los seis países cuyo índice de persecución marca un crecimiento abrupto, cinco de ellos se encuentran en la zona y son: India, Bangladesh, Laos, Bután y Vietnam. Los gobiernos de la región con mayoría hindú o budista han certificado que las apelaciones a la identidad nacionalista religiosa es una fórmula eficaz para dar impulso a sus posiciones de poder, especialmente en las zonas rurales.

       En definitiva, la conversión religiosa otorgaría otra explicación al hecho de que las tensiones de casta y las comunales hayan sido las formas más violentas de conflicto social en la historia reciente de la India.

Fuentes:

Arduino, E. 2015. Tiempos violentos. Poder y religión en India actual, Revista del Departamento de Ciencias Sociales, Vol. 03 Nro. 05: 68-85

Soares-Prabhu,George M. Disponible en http://www.seleccionesdeteologia.net/selecciones/llib/vol32/125/125_soares.pdf [11/4/2017]

Noticia Cristiana.com. Disponible en http://www.noticiacristiana.com/iglesia/crecimiento/2016/11/cristianismo-fortalece-india-persecucion.html [10/4/2017]

Noticia Cristiana.com. Disponible en http://www.noticias.cristianas.com/Disturbios-anticristianos-en-la-India-con-quema-de-iglesias-y-ataques-a-los-hogares/ [10/4/2017]

Puertas Abiertas (Open Doors). Disponible en https://www.puertasabiertas.org/persecucion/listamundial/ [11/4/2017]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s