La farmacia del tercer mundo

Por Baltasar Bayma

world-1185076_1280 (800x450)

Las exportaciones indias de medicamentos han crecido de manera significativa en años recientes. En el año 2016, el país asiático vendió al resto del mundo este tipo de bienes por el monto de US$ 11.964.366.931. De esta forma, la India se convirtió en el noveno exportador mundial de medicamentos. Para dar cuenta de esta expansión, resulta ilustrativo mencionar que este país ocupaba el puesto decimoquinto en 2009.

Si bien Estados Unidos fue el principal destino de estas ventas el año pasado, a donde se dirigieron el 41,95% de las exportaciones indias de medicamentos, estos bienes sólo explicaron un 10,93% de las importaciones totales de medicamentos del país norteamericano.

Esta situación contrasta con la de muchos países subdesarrollados para los cuales India se ha transformado en el principal proveedor de medicamentos. Esta situación se refleja en el peso de los medicamentos indios sobre el total de las importaciones de medicamentos de estos países. En algunas de estas naciones, los fármacos indios implicaron más del 50% de las importaciones de medicamentos de 2016. Tal es el caso de Zimbabue (60,97%), Tanzania (59,85%), Botsuana (59,68%), Islas Salomón (56,58%), Sri Lanka (51,58%), Ruanda (51,11%) y Maldivas (51,06%). Además, la India fue un importante proveedor de medicamentos para Sierra Leona (43,70%), Malta (41,07%), Mauricio (32,75%), Guyana 32,73%), Birmania (27,61%), Sudáfrica (24,89%), Madagascar (23,68%), Etiopía (19,75%) y Namibia (19,43%). Se trata, en su mayoría, de países que tienen un Índice de Desarrollo Humano bajo o medio.

Las razones que explican el hecho de que la India se haya convertido en la farmacia del tercer mundo deben buscarse en su legislación sobre patentes. La industria farmacéutica india despegó a partir de la sanción de la ley de patentes de 1970 que prohibió la posibilidad de patentar productos farmacéuticos. Esta legislación permitía patentar solamente el proceso de elaboración de fármacos. De esta manera, los laboratorios indios podían fabricar medicamentos ya inventados mediante procesos diferentes. Como consecuencia de esta ley, crecieron la producción, las exportaciones y el número de fabricantes de medicamentos genéricos que se ofrecieron a precios considerablemente menores. Esto permitió el acceso de la población india y de muchos países pobres a fármacos que antes se vendían a precios prohibitivos. Sin embargo, la India debió modificar su ley de patentes para ingresar a la Organización Mundial del Comercio que exige la firma del “Acuerdo sobre aspectos de los derechos de propiedad intelectual relacionados con el comercio”. Si bien este acuerdo incluye a los medicamentos en el régimen de patentes, la nueva legislación india no permite patentar innovaciones triviales, es decir, aquellas modificaciones sobre  medicamentos existentes que no implican una mejora en la eficacia y que son utilizadas por algunos laboratorios para perpetuar la patente sobre un medicamento. A pesar de esta modificación en la ley de patentes, los fabricantes indios de medicamentos genéricos no han estado exentos de presiones y demandas judiciales.

Fuentes:

Base de datos estadísticos sobre el comercio de mercaderías (Comtrade) de Naciones Unidas.

Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (2016). Informe sobre Desarrollo Humano 2016. Desarrollo humano para todas las personas. Recuperado de: http://hdr.undp.org/sites/default/files/hdr_2016_report_spanish_web.pdf

Robles Álvarez, P. (2015). La farmacia de los pobres. La industria farmacéutica india.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s