El recrudecimiento del autoritarismo en Camboya y el fracaso de Naciones Unidas

hun-sen-cambodia

El Reino de Camboya es una monarquía constitucional parlamentaria, donde hace 25 años Naciones Unidas llevó a cabo una de las operaciones más importantes para restaurar la democracia y poner fin a dos décadas de guerra civil. A pesar de ello, si bien desde 1993 se realizan elecciones periódicas, los intentos por establecer una democracia consolidada donde se respeten las garantías constitucionales, los derechos y las libertades de las minorías y demás prerrogativas afines, se ha tornado cada vez más difícil. En efecto, el agravante principal tiene que ver con que en las sextas elecciones organizadas en julio de 2018, desde que se restauró la democracia, el Primer Ministro Hun Sen fue reelegido nuevamente, con lo cual se perpetuaría en el poder por más de tres décadas desde que asumió el cargo de facto en 1985. Además, cabe agregar que en estas últimas elecciones el principal partido de oposición estuvo proscripto.

Sigue leyendo