Relaciones entre India y Brasil. Cercanía, diversificación e incertidumbre

Por Axel Schwindt

3

India y Brasil han mantenido fuertes relaciones desde hace décadas, basadas en sus similitudes: ambos países son democráticos, con gran extensión territorial y demográfica; y comparten objetivos, con respecto al crecimiento económico, inclusión social y desarrollo sostenible. Algunos puntos en común son el interés por combatir la pobreza y la desigualdad social; la preocupación por mejorar los índices de educación y acceso de su población a las nuevas tecnologías, o la demanda por acceder a un asiento permanente en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Las áreas de cooperación son diversas: ciencia y tecnología, energía, salud, defensa, agricultura, comercio de bienes, servicios, flujo de inversiones, cultura, educación, medio ambiente, hábitat, transporte e infraestructura, administración pública, finanzas (sobre todo en política tributaria), desarrollo social y turismo.

La coincidencia en el poder de Lula da Silva en Brasil y Manmohan Singh en India acercaron a los dos países. Las relaciones entre ambos se plasmaron en la gran cantidad de visitas de alto nivel realizadas durante sus mandatos (en 2006, 2010 y 2012, en Brasil; y en 2004, 2007 y 2008, en India) y la participación en cumbres y foros donde entrelazan su accionar. Cabe destacar su participación e influencia en foros multilaterales como BASIC, G4, G20, entre otros; espacios en los que se han apoyado para encabezar los debates y aunaron sus relaciones.

En su primer discurso presidencial, Lula da Silva indicó a India como “una prioridad” en su política exterior, marcando un quiebre respecto de sus antecesores sobre las relaciones Sur-Sur. En este contexto, es significativa su labor en la creación del Foro IBSA (2003), que congrega a las tres grandes democracias multiétnicas del mundo en desarrollo: India, Brasil y Sudáfrica, como un intento de modificar las estructuras de gobernanza global, bajo el lema “Desarrollo y Democracia”. La creación de IBSA ha sido un gran paso en la institucionalización de estas relaciones, siendo una plataforma que permitió a los líderes políticos acordar y afrontar desafíos comunes como la pobreza, el VIH/SIDA, la provisión de transporte, infraestructura y energía, etc.

Desde el establecimiento del Foro BRICS (Brasil, Rusia, India y China; luego incorporándose Sudáfrica en 2011) y la absorción de ciertos temas de agenda que antes eran trabajados en el Foro IBSA, éste último fue desplazado del centro de atención, reuniéndose por última vez en el año 2011. Por su conformación, el Foro BRICS dio mayor alcance, peso y diversificación a las temáticas tratadas, eclipsando a IBSA.

En sus inicios, hubo reticencias por parte de India de conformar el Foro BRICS debido a la presencia de China, con quien ha tenido tensas relaciones a lo largo de la historia, especialmente por cuestiones fronterizas (por ejemplo, las cuestiones de Arunachal Pradesh, Aksai Chin, etc.) . Empero, la plataforma BRICS es parte de una estrategia india para la proyección de sus intereses políticos y económicos, en diversos foros y organizaciones internacionales, lo que le permite adaptarse y enfrentar los nuevos cambios y retos del siglo XXI.  

De este modo, el Foro BRICS actúa en el área de gobernanza económica-financiera, dando prioridad a la coordinación en el G-20 y en la reforma del FMI; y gobernanza política, apoyando la reforma de las Naciones Unidas y su Consejo de Seguridad con el fin de mejorar su representatividad.

Asimismo, las actividades intra-BRICS ya abarcan más de 30 áreas, tales como salud, ciencia, tecnología e innovación, energía, agricultura, cultura, espacio exterior, think tanks, seguridad social, propiedad intelectual, turismo, entre otras.

A pesar de ello, existen fricciones dentro del grupo, como la imposibilidad de sostener posiciones comunes, por ejemplo frente a la reforma de las Naciones Unidas, donde no hay acuerdo respecto a las demandas de Brasil e India de ocupar un asiento permanente en el CSNU; en ese escenario, China y Rusia han mostrado ciertas reservas por apoyarlos en su búsqueda de una banca permanente en dicho órgano, debido a cuestiones políticas y económicas; aunque han reivindicado sus compromisos al respecto en la IX Cumbre BRICS en Xiamen (Septiembre 2017). De igual modo, no existe una “voz común” para el fomento de la paz en el mundo y la resolución de conflictos.

Es notable el realineamiento de India y Brasil con respecto a China, gigante asiático con el que se establecieron una pléyade de acuerdos comerciales y tecnológicos. En ese sentido, es importante destacar la conformación del Banco BRICS (2014), una institución multilateral de desarrollo para financiar proyectos de infraestructura en los países miembros y en vías en desarrollo.

Volviendo al vínculo bilateral entre India y Brasil, la llegada al poder del Primer Ministro Narendra Modi (India), en 2014, ha asegurado la continuidad de las relaciones. Fruto de ese interés, se han firmado vastos tratados de libre comercio y preferencias fijas; convirtiéndose Brasil en el socio comercial más importante de India en la región de América Latina y el Caribe.

A partir de 2011, con la asunción a la presidencia de Dilma Rousseff se habilitó la conformación de nuevas agendas de cooperación y desarrollo acordes a los cambios geopolíticos internacionales.

Durante las presidencias de Dilma Rousseff y Michel Temer, hubo un interés manifiesto por mantener un modelo de desarrollo común, en el que los valores democráticos estén asociados con la participación social y la acción política en defensa de los derechos humanos. Asimismo, se redoblaron esfuerzos para una mayor integración cultural de las poblaciones, intercambios tecnológicos y educativos y la formulación de un acuerdo de defensa.

En la segunda década del siglo XXI, Rousseff viajó a India en 2012 y 2014 en cumbres de Jefes de Estado, y Temer en octubre de 2016, para acordar una agenda bilateral junto a Modi. Por otra parte, encuentros se realizaron en Brasil, con la presencia de Singh en 2012 con motivo de Río+20 y en 2014 en una cumbre de Jefes de Estado.

El 28 de octubre de 2018, fue electo Jair Bolsonaro en Brasil, quien asumirá el año entrante. Varios aspectos de su política exterior son inciertos aún, pero su núcleo duro de poder muestra reticencias a la cooperación Sur-Sur, dando a entender que se alejará de organizaciones como BRICS; con objetivos de alejarse de China y acercarse a Estados Unidos.

En rigor de lo expuesto, podemos observar que las cálidas relaciones establecidas, por Lula da Silva y Manmohan Singh en el ámbito de los distintos foros internacionales, entre ellos IBSA y BRICS, se fueron diversificando con Rousseff, Temer y Narendra Modi, ante la presencia de nuevos actores emergentes y plataformas de interacción. Estos vínculos han proporcionado ejemplos de que el liberalismo político no es obstáculo para el crecimiento económico. De este modo, India y Brasil cuentan con mayor legitimidad ante los ojos de países en desarrollo que otras naciones industrializadas, ejerciendo gran influencia en el sistema internacional.

El futuro es aún incierto; sin embargo India y Brasil deben continuar forjando una asociación sólida en su búsqueda por reformar la gobernabilidad global y asegurar que las instituciones internacionales de hoy en día reflejen adecuadamente los recientes cambios en la distribución del poder.

Fuentes:

-BARTESAGHI, Ignacio. “Las relaciones entre América Latina e India en un contexto de Brics: el papel de Brasil”, Relaciones Internacionales, Vol. 24, No. 49, (2015).

-EMBASSY OF INDIA. “Bilateral Brief. India – Brazil Relations” disponible en http://www.eoibrasilia.gov.in/page/bilateral-relations/ .

-ITAMARATY. “República de la India” disponible en http://www.itamaraty.gov.br/es/ficha-pais/5964-republica-de-la-india .

-MAERK, Johannes y HEINZ, Nisesel. “Cooperaciones entre el Sur: el caso de IBSA (India, Brasil y Sudáfrica)”, Saskab, Revista de discusiones filosóficas desde acá, cuaderno 12,  (2018).

-SILVA PARADA, Jacobo. “La India en los BRICS: una nueva forma de promover sus intereses en el escenario internacional”, Norteamérica, Vol. 8, No. 2, (2013).

-STUENKEL, Oliver. “The Case for Stronger Brazil-India Relations”, Indian Foreign Affairs Journal, Vol. 5, No. 3, (2010).

-VIEIRA, Marco Antonio y ALDEN, Chris. “India, Brazil, and South Africa (IBSA): South-South Cooperation and the Paradox of Regional Leadership”, Global Governance, Núm. 17, (2011).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s