Timor Oriental: la construcción del Estado nación y su relación con el mundo desde el 2002 hasta la actualidad

Por Camila Hernández

Desde la proclamación de la independencia de Portugal y la posterior anexión por parte de Indonesia comandada por el presidente Suharto, pasando por el retiro de las tropas indonesias y la administración de las Naciones Unidas, hasta la redacción de la primera Constitución, podemos decir que la historia de Timor Oriental está signada por la inestabilidad política. A pesar de la resolución de estos conflictos luego de la constitución de este nuevo Estado, la inestabilidad estaba lejos de terminarse.

Luego de la Revolución de los Claveles en Portugal que derrocaría al régimen de Salazar, el general Spinola asumió el gobierno provisional en 1974. El rol de Spinola en la independencia de Timor Oriental es sumamente importante, ya que llevó a cabo una política de descolonización basada en el principio de la autodeterminación. Es este cambio de política ocurrido en Portugal en 1974 que pone en la agenda el tema de la autodeterminación. Además, estos años fueron de vital importancia porque aquí surgieron algunas organizaciones que tenían tres posiciones diferentes sobre el futuro del territorio: la Unión Democrática Timorense (UDT), el Frente Revolucionario para la Independencia de Timor-Leste (Fretilin) y la Asociación para la Integración de Timor con Indonesia (Apodeti). En el marco de la Guerra Fría, el posible apoyo de China al Fretilin amenazaba con la formación de un foco comunista en Timor Oriental.

Sin embargo, el proceso de descolonización fue truncado por la anexión de Indonesia en 1975. Indonesia contaba con el apoyo de Estados Unidos, Reino Unido y Australia, debido a su lucha contra el comunismo en el Sudeste Asiático1, a la vez que era un actor regional de primer orden2. La anexión se hizo bajo los argumentos de la necesidad de preservar la integridad territorial, puesto que la isla de Timor formaba parte de la Gran Indonesia, dividida en Timor Dili y Timor Kupang. No obstante, sus habitantes correspondían a un solo pueblo situados en una misma isla.

La década de los noventa fue de gran importancia para la gestación de un movimiento a favor de la autodeterminación de los timorenses. En estos años se sucedieron varios eventos, que permitirían lo que varios autores llaman la “internacionalización de la cuestión timorense”. De este modo, la comunidad internacional comenzaría a prestar más atención a lo que sucedía en la isla, y a intentar resolver el conflicto a través de las Naciones Unidas. Ejemplos de estos hechos son: la masacre del Cementerio de Santa Cruz, la captura de José Alexandre Xanana Gusmão en 1992 y el discurso conjunto brindado por el Obispo Carlos Filipe Ximenes Belo y José Ramos-Horta en el otorgamiento a ambos del Premio Nobel de la Paz en 1996. Ximenes Belo y Ramos-Horta llamaron al conflicto en Timor Oriental como “el conflicto olvidado”.

Solo hasta que se dio una efectiva presión internacional, Indonesia cedió al proponer un referéndum el 30 de agosto de 1999 para determinar si los timorenses deseaban continuar bajo el dominio del gobierno de Yakarta con una autonomía limitada. Una misión de las Naciones Unidas fue puesta en marcha, la UNAMET, y en las elecciones que se celebraron aquel día, el 78,5% de la población timorense rechazó la propuesta de autonomía limitada. Posteriormente, las represalias por parte de las tropas indonesias y las milicias proindonesias generaron un escenario de violencia nunca antes visto en la isla. Luego de la pacificación del territorio llevada a cabo por la misión de las Naciones Unidas, la Asamblea Constituyente promulgó la Carta Magna el 22 de marzo de 2002 y el 14 de abril de ese mismo año, Xanana Gusmão fue electo como el primer presidente de Timor Oriental. El 20 de mayo de ese mismo año, el Estado definió el parlamentarismo como su sistema de gobierno.

Durante la UNAMET (UNTAET según sus siglas en inglés) fueron establecidas las instituciones del gobierno transicional, teniendo en cuenta la situación que se vivía allí. Uno de los legados que dejó la UNTAET y luego su sucesora, la UNMISET (United Nations Missions of Support for Timor-Leste), que terminó su mandato en 2005, es el sistema electoral del país.

La figura de Xanana Gusmão es muy interesante, ya que va a ser un político y ex líder guerrillero3, fundamental para la historia timorense incluso después de su independencia, formando parte del gobierno o simplemente apoyando la candidatura de otros. Desde la Asamblea Constituyente, sus gobernantes se enfocaron en el desarrollo económico de la isla y en mantener relaciones pacíficas con sus vecinos. Se planteó el tema de mantener una cierta estabilidad que permitiera la inserción de Timor Oriental en el escenario internacional y asegurar las bases del nuevo Estado.

La implementación del modelo democrático occidental representó para Timor Oriental un gran desafío, caracterizado por la escasa institucionalidad y una relativa independencia de los órganos de gobierno. Esto último tiene que ver con la centralización del poder en el Ejecutivo, encabezado por el Fretilin, y por un poder judicial todavía débil frente a los tribunales tribales, donde los líderes tradicionales de la comunidad imparten una justicia paralela al gobierno establecido. A su vez, podemos identificar otros aspectos como el clientelismo y el paternalismo, que minan las instituciones democráticas. Con el paso de los años, se ha evidenciado una paulatina consolidación de la organización política de Timor Oriental y del sistema multipartidista, aunque este proceso aún no está completo.

Un gran problema económico que posee Timor Oriental es su dependencia del principal producto de exportación, el petróleo4. Desde sus inicios como país soberano, el petróleo se volvió parte del imaginario del país. El petróleo provee grandes sumas de dinero, que permite a los políticos soñar con planes para el futuro, pero también hace que el Estado timorense sea lo que Neves (2018) describe como Estado rentista:

Si bien los ingresos petroleros han habilitado al Estado a expandirse en los últimos 10 años, estos ingresos funcionan como una renta para la economía local porque la industria del petróleo es independiente de la economía doméstica; los insumos domésticos no son requeridos en el proceso de producción. Cuando los ingresos de un Estado derivan mayoritariamente del petróleo, el Estado se convierte en un Estado rentista” (Neves, 2018:64).

Aunque Australia y Timor Oriental no han delimitado sus fronteras marítimas, el petróleo proveniente de los yacimientos petrolíferos timorenses, ubicados en la zona al sur de la isla llamada “Timor Gap”, constituyen actualmente la fuente principal de los ingresos del país. Esta zona es explotada por Timor Oriental desde la firma de un tratado con Australia el 20 de mayo de 2002 que regula la exploración petrolera del mar de Timor entre los dos países.

Por otra parte, interesa mencionar que los conflictos sociales son un poco más complejos. Principalmente, podemos observar una relación asimétrica, entre Dili, la capital, y el resto del país. La estructura económica creó una distintiva clase media que se concentra en las áreas urbanas, principalmente en la capital, y que es la mayor beneficiada de las ganancias del petróleo. Esto conlleva fenómenos de migración interna y, por lo tanto, una alta oferta laboral en la capital. Asimismo, el país carece de la infraestructura básica para asistir a la emergencia de un sector privado moderno.

Frente a los problemas económicos y sociales que afectan al país, la clase dirigente elaboró uno de los primeros planes a largo plazo. En este sentido, el Strategic Development Plan (2011-2030) pretende que para 2030, Timor Oriental logre una población saludable, bien educada y próspera, con un sector privado diversificado y cuyo soporte sea la infraestructura productiva. También se procura incluir una ruta nacional, un sistema de generación y distribución de energía, y puertos y aeropuertos eficientes. Además, el sector público se convirtió en el motor que impulsa la economía timorense en estos últimos años, por la falta de un sector privado competente.

Finalmente, cabe decir que el dilema de la construcción del Estado timorense se suscribe entre el proyecto de liberación e independencia económica, y el juego bajo las reglas del sistema internacional, en los que participan otros actores, interesados o no en el bienestar del país. Y esto porque se han hecho muchas concesiones en materia de política exterior, en temas como la explotación de los recursos naturales, como el gas y el petróleo, y los mecanismos para juzgar los crímenes cometidos por oficiales militares durante la ocupación de Indonesia. Las presencias del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional constituyen parte importante de la integración de Timor Oriental a las dinámicas internacionales. La influencia que tuvieron estos organismos en las decisiones gubernamentales y en la imposición de las políticas de libre comercio resulta clave para entender su desarrollo posterior.

Un conflicto relacionado con la explotación de recursos y la delimitación de las fronteras es la frontera marítima con Australia. Las complicaciones surgidas de este asunto han impedido que Timor Oriental pueda acceder a la total explotación de los recursos del Mar de Timor, ya que mientras Australia sostiene que la demarcación de la frontera debe basarse en la plataforma continental, Timor Oriental plantea un límite marítimo meridional entre los dos Estados. Aquí también hay que tener en cuenta el hecho de que, en 2002, Australia se retiró de la jurisdicción de la Corte Internacional de Justicia respecto a la Convención de Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar y el Tribunal Internacional del Derecho del Mar en lo que respecta a la delimitación de fronteras marítimas.

Estas problemáticas afectan directamente a Timor en tanto que es uno de los países más dependientes del petróleo en el mundo, por lo que la explotación de este recurso en el Mar de Timor es crucial para el desarrollo de la economía, teniendo en cuenta que el mayor campo de petróleo, Bayu-Undan, estará exhausto para el 2022, según se estima.

Otro tema a mencionar es el intento de Timor Oriental de unirse a la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN), lo cual le permitiría expandir su comercio. De hecho, uno de los objetivos del Strategic Development Plan era formar parte de la organización para el 2015. Esto último claramente no se logró por diferentes factores, entre ellos las diferentes presidencias de la ASEAN y la estructura económica, política y social de Timor Oriental, que no cumple con los requisitos básicos para su membresía.

Si bien Timor Oriental ha tenido serios problemas en la implementación de programas y políticas que permitan el desarrollo pleno de su economía y su sociedad, así como su inserción en el mundo, se han hecho importantes avances en estos años, sobre todo en la consolidación de la democracia y en el manejo de los recursos naturales. Es importante que continúe trabajando en estos objetivos para así llegar un día a lograrlos.

Referencias bibliográficas

AFANADOR, W.C. y DEVIA GARZÓN, C. (2010) “Timor-Leste o la construcción de la nación en un Estado fallido”. Revista de Relaciones Internacionales, Estrategia y Seguridad (n.2) Recuperado de: http://www.scielo.org.co/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1909-30632010000200003

NEVES, Guteriano (2018) “Political and economic challenges of petroleum dependency in Timor-Leste” en BOVENSIEPEN, J.M. (Ed.), The Promise of Prosperity: Visions of the Future in Timor-Leste (pp 63-83). ANU Press. Recuperado de: http://press-files.anu.edu.au/downloads/press/n4586/pdf/ch03.pdf

PEREIRA, Agio (2015) “The Challenges of Nation-State Building” en INGRAM, S., KENT, L. y MCWILLIAM, A. (Ed.), A new Era? Timor-Leste after the UN (pp 17-29). ANU Press.

STRATING, Rebecca (2018) “Timor-Leste in 2017: A State of Uncertainty” Southest Asian Affairs pp 391-404.

TAJUDDIN, Azlan (2016) “Potentials for Democratic Development in Timor-Leste: A Critical Modernist Perspective. Journal of Global South Studies. Vol. 33 (n.1) pp 83-114. Recuperado de: https://muse.jhu.edu/article/647140/pdf

1 El régimen de Indonesia fue el resultado de un golpe que tuvo lugar en 1965, contra el Partido Comunista de Indonesia, por lo que el país era visto como un baluarte anticomunista.

2 Fue miembro fundador del Movimiento de los No Alineados, en el contexto de la Guerra Fría, y participaba en la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático.

3 Durante las ocupaciones indonesia y la portuguesa formó parte del Fretilin, tomando luego el mando de la resistencia. Tras la persecución de Indonesia, fue encarcelado en 1993 y recién liberado en 1999. Fue el primer presidente de Timor Oriental (2002-2007), ocupando posteriormente el cargo de Primer Ministro (2007-2015). En el 2017 asume como presidente Francisco Guterres, cuya victoria se debe en gran parte al apoyo que dió Xanana Gusmão. Además, en 2007 forma el partido denominado “Congreso Nacional de Reconstrucción de Timor del Este”, presidiéndolo.

4 Tal es así, que los debates actuales y las discusiones en Dili se centran en la diversificación de la economía en la mayoría de los casos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s