Grupos de ayuda mutua, un espacio de empoderamiento inclusivo

por Luciana Hurtado

livelihood_hero_1800Recientemente los Grupos de Ayuda Mutua para mujeres, fueron noticia dado que en el marco del proyecto ‘Kudumbashree’ en el estado indio de Kerala, se abrió la primera sección para personas transgénero.

Los Grupos de Ayuda Mutua o Self Help Groups (en adelante SHG) son un ejemplo muy interesante de empoderamiento. Se trata de asociaciones de base que en sus inicios reunían a unas veinte personas (principalmente mujeres) para realizar un ahorro voluntario y consensuado a un fondo común. Su alcance sin embargo, se ha ampliado hasta la formación de micro-emprendimientos y en los últimos años ha cumplido un rol muy importante de empoderamiento socio-económico a nivel local y, particularmente como laboratorio de desarrollo de capacidades.

Sigue leyendo

India y la ¿ventaja? demográfica

por Luciana Hurtado

India cuenta con un enorme peso demográfico, y sobresale no sólo por sus 1.210 millones de habitantes (Census of India, 2011), que lo colocan como el segundo país más poblado después de China, sino también por las características perceptiblemente favorables de esta población. Se trata de una población joven, ya que los menores de 15 años constituyen el 31% del total de habitantes, y los mayores de 65 años sólo alcanzan el 5% de la población (Population Reference Bureau, 2014); que ofrece un importante mercado consumidor y una abundante mano de obra. Más aún, dicha mano de obra, es a la vez altamente calificada y angloparlante.

Ampliar

Cuando el suicidio es la regla

por Luciana Hurtado

4288

En los últimos días los medios internacionales se hicieron eco de la ola de suicidios que azotó a la aldea india de Badi, en el estado de Madhya Pradesh; un pueblo de 2.500 habitantes, donde 80 personas se quitaron la vida entre enero y marzo de 2016. Los locales de esta aldea perteneciente al distrito de Khargone, atribuyeron a estos episodios causas demoníacas.

Ampliar

Frenazo chino, ¿despegue indio?

por Luciana Hurtado

46.jpg

El mundo observa con cierta aprehensión la evolución reciente de la economía china, por sus potenciales efectos desestabilizadores para la economía internacional. De hecho, en los medios ya se anuncian toda clase de consecuencias que podrían derivar de la desaceleración del país asiático. Al respecto, en este breve análisis se resaltan dos de esas posibles derivaciones.

Por una parte, lejos ya de las expectativas generadas a principios del nuevo siglo, alrededor de los imparables BRIC; hoy el colchón que proporcionan las economías emergentes al crecimiento mundial es cada vez más fino. Según el último informe del Banco Asiático de Desarrollo (BAD), tanto China como India, los dos mayores países en desarrollo, crecerán en los próximos años menos de lo previsto y arrastrarán a la baja toda la región asiática. En este sentido, las perspectivas anuncian que Asia crecerá un 5,8% este año y un 6% en 2016, por debajo del 6,3% que se había estimado anteriormente. Los dos gigantes asiáticos, seguirán estando por encima de la media del continente, pero entre tres y cuatro décimas menos de lo que se esperaba.

Por otra parte, frente a este panorama y puesto que a pesar de todo, la India crecerá más que China, los ojos están puestos en el sur de Asia. En este sentido, el ministro indio de Finanzas, Arun Jaitley, aseguró que “en un contexto de desaceleración, sería viable que una economía como la de India, capaz de crecer un 8 o 9 por ciento, se convierta en el sostén de la economía global”. Los argumentos a favor se basan en el hecho de que India, no depende de la economía china tanto como otros países de la región; por lo tanto sería menos vulnerable a sus vaivenes. A su vez, se ve beneficiada por los precios bajos en materias primas, y se colocaría como la opción más viable como destino de inversiones en la región. Sin embargo, los expertos relativizan los mencionados pronósticos, planteando que incluso en el mejor de los escenarios posibles, la contribución India al crecimiento global, seguirá siendo menor que China. De manera que, un análisis más objetivo, debe tomar en cuenta los cuellos de botella del modelo de desarrollo indio. Se resaltan en este sentido, los grandes déficits en infraestructura y un modelo de desarrollo, con escasa generación de empleo.

Fuentes:

http://www.dw.com/…/ser%C3%A1-india-la-nueva-chi…/a-18698588

http://economia.elpais.com/…/actuali…/1442915943_071267.html

La reforma que no llega

por Luciana Hurtado

En 1991, India inició un proceso de reformas económicas cuyo resultado más visible radica en la recuperación económica y los altos niveles de crecimiento alcanzados en las décadas subsiguientes.

Sin embargo, tras más de dos décadas desde dichas reformas, los vaivenes en el ritmo de crecimiento, hacen más visibles los inconvenientes que desafían a la economía india y alzan dudas respecto a la continuidad de dicho proceso.

En el artículo “Lack of reform could kill India’s 10% growth dream”, su autor, Santosh Tiwari -al igual que muchos- apunta contra la incapacidad del actual gobierno indio, para instalar las “reformas necesarias”, entendidas en el sentido de mayor apertura y medidas pro-mercado, que atraigan a los inversores. En este análisis, no obstante, se plantea un agotamiento de la estrategia de desarrollo india basada en los servicios, y sin un desarrollo simultáneo de las infraestructuras ni una reforma agraria.

En este sentido, Jean Drèze y Amartya Sen plantean, que en contraste con China, donde el auge posterior a las reformas económicas tuvo lugar primero en la agricultura y luego en la industria, el rápido crecimiento de la India ha estado impulsado por los ‘servicios’. Y Bustelo advierte que dicho modelo, basado en el fomento temprano de las exportaciones de servicios –con escasa generación de empleo- no es apropiado para un país tan poblado y tan joven (que según datos de Naciones Unidas, en 2022 superará en población a China).

Esto se explica si tenemos en cuenta que gran parte del sector servicios se concentra en sectores “intensivos en habilidades” en lugar de sectores más tradicionales intensivos en mano de obra. Y mientras dicho modelo de desarrollo genera un aumento de salarios al sector más formado de la fuerza de trabajo, el grueso de la mano de obra ha sido relegado a la agricultura y al sector informal, con bajos salarios y baja productividad. Y no debemos olvidar que el sector rural representa a casi el 70% de la población india, donde la mitad son pobres y en su gran mayoría están comprometidos en actividades agrícolas.

En suma, es posible establecer que el mayor desafío que se le plantea al gobierno indio consiste en delinear medidas que permitan extender los beneficios experimentados gracias a las altas tasas de crecimiento, fundamentalmente a los sectores rurales de India, y de esta forma traducir crecimiento económico en mayor desarrollo humano.

Fuentes:

Lack of reform could kill India’s 10% growth dream